Papiroflexia

Trampantojos

 

 

Coger una hoja en blanco como mente recién nacida. Realizar el primer doblez, el de la familia, por la mitad: este es el más importante, de su correcto ajuste dependerá el resto del proceso. Plegar las dos esquinas superiores para que se encuentren en el centro —educativo—. Es posible usar cinta adhesiva para que estos pliegues queden perfectamente asegurados dentro del cerebro. Si todo se ha desarrollado según las normas, obtendremos un triángulo con dos faldones: replegar un faldón hacia arriba, es decir, en la dirección del ascenso laboral. Doblar el otro faldón de igual forma, también en ascenso social de matrimonio con hijos. En el último tramo, torcer las esquinas de los faldones que sobresalen del triángulo: con esta operación se consigue perfeccionar la pieza, amén de acercarnos a la tradicional representación de Dios, que creemos nos espera a la vuelta de la esquina. De nuevo, utilizar cinta adhesiva para fijar: podemos emplear dádivas a la Iglesia o retiros monacales.

Ya tenemos listo nuestro gorro de papel. Solo nos falta lucirlo en toda ocasión, para que oculte las verdaderas intenciones que albergábamos en la cabeza acerca de nuestras expectativas vitales.

 


Comparte este artículo


Más artículos de Grandal Ana

Ver todos los artículos de