La hora de los aplausos

Zoom impertinente

Dentro de las casas, cada día se asemejaba a una montaña de arena que había que atravesar. Al atardecer, por el rabillo del ojo se espiaba el reloj sin abandonar los juegos de mesa, las series de televisión, las tareas inventadas, esperando.