La rueda

Ultramarinos y coloniales

El objetivo de esta noche es un tipo duro que vive en la parte alta. Así que, mientras hago el trayecto en autobús, me repito una y otra vez que tendré que ir con cuidado, porque matar sigue siendo fácil, pero salir de rositas se ha vuelto un reto.


Contactos

Ultramarinos y coloniales

Sentí un fogonazo de placer bajándome por el espinazo y se me puso la polla dura como una piedra. Entonces, manché los calzoncillos con el mayor orgasmo que había tenido en la vida. Solté el tentáculo.