Contactos

Ultramarinos y coloniales

Sentí un fogonazo de placer bajándome por el espinazo y se me puso la polla dura como una piedra. Entonces, manché los calzoncillos con el mayor orgasmo que había tenido en la vida. Solté el tentáculo.