Pequeña ráfaga de difuntas

La llorona

Como buena atea, mi amiga María Posa tiene una intensa vida espiritual. Me dice que a partir de ahora se encierra en su castillo de huesos y abandona de momento sus lánguidos paseos por el Mercado Central.