El anestesista Calidemides

Biblioteca low cost

El diálogo empezó bien y, al cabo de unos diez minutos, me di cuenta de que me estaba quedando sin diálogo porque, cada vez que intentaba decir algo, Calidemides me discurseaba como una trituradora que despachurra todo lo que encuentra a su paso.