El pasillo

Escalofríos

Si no fuera por mi tío, nunca habría venido al hospital; siempre me pareció una persona encantadora, lleno de bondad, generoso y afable.


El caballero difuminado

Escalofríos

A medida que iba caminando, no sé si por efecto del aguacero o por alguna extraña distorsión de mi mirada con esa luz vespertina, tuve la sensación de que la figura de aquel hombre se iba disolviendo entre la lluvia.


La curva

Escalofríos

¡Qué mal rollo lo de la Virgi! La basca a veces se descontrola un poco con las tías, pero lo que hizo el tronco ese con ella es de delito.


Elasticidad

Escalofríos

Pero no, tampoco es eso. No me siento sujeto a ningún punto, tengo el cuerpo libre, yendo y viniendo, estirándose y encogiéndose… sin aparente lógica.


El reflejo

Escalofríos

Jamás permitió ser fotografiado y si alguna vez le pillaron en alguna pose colectiva, siempre se negó a ver la imagen resultante en el papel.