El reflejo

Escalofríos

Jamás permitió ser fotografiado y si alguna vez le pillaron en alguna pose colectiva, siempre se negó a ver la imagen resultante en el papel.


Directísimo

Escalofríos

¡Caramba! Me deja usted sin palabras, caballero. Como presentador de un programa tan visto como Directísimo me han dicho de todo. Pero que no soy humano… ¡caramba! No sé qué decir. ¿Y por qué me acusa usted de no ser humano? La verdad, no sé cómo tomarme esto…


Elipsis

Escalofríos

No supo bien por qué, pero la actitud, la forma y, sobre todo, las palabras que pronunciaba el señor gordo, asustaron intensamente al señor M, que buscó a su alrededor la manera de huir de esa incómoda experiencia.


El muro

Escalofríos

No debemos dejar de caminar, siempre hacia adelante, sin mirar nunca hacia atrás. Supongo… Es lo que creo y me han enseñado. Sí, nuestros pasos deben seguir plantándose uno detrás del otro para seguir avanzando.


Berlín

Escalofríos

Estaba viendo la escena en blanco y negro, o, al menos, en un color muy desleído, como si el tiempo y la luz hubieran hecho su trabajo.