Volver, volver, volver

Entre líneas

Me duele confesarte que ayer ya no pude más y vacié la casa de pretéritos y de pluscuamperfectos. Sí, lo sé, se va a hacer difícil la vida sin ellos, pero la decisión no tiene marcha atrás.


Mi vida sin ti

Entre líneas

El otro día por azar, deambulando por las callejuelas del barrio viejo, fuiste a parar a ese edificio esperpéntico donde tiene la sede la Sociedad General de Conjunciones.