Olegario

Retales

Olegario es un nombre demasiado medieval para los tiempos que corren. Guer, así es como le llaman sus amigos. Divertido, ocurrente, siempre dispuesto a un requiebro, se mira a las muchachas con lascivia y no digamos cuando llevan esas falditas o esos pantalones cortos que apenas les tapan las nalgas.


Herminia

Retales

A Herminia cuesta echarle una edad. Claro está que ya cuenta con algunas primaveras pero… ¿cuántas? Nadie se atreve a decirlo. Ni a preguntar, ni a sugerir… claro.


Isabelita  (1958)

Retales

A Isabelita lo que más le gusta es el mes de mayo. En su escuela, y podría decirse que en todas, se celebra el mes de María.


Sigfrido

Retales

No le gusta el contacto con la gente. Sigfrido es solitario, de pocas palabras. Nunca tuvo mujer y casi podría decirse que ni la desea, ni nunca la deseó.


Hermenegildo

Retales

Está sentado en la terraza y reflexiona sobre cómo se las agenciará para que el día de San Valentín le sea propicio.


Leandro

Retales

En verdad Leandro tiene un secreto oculto. Le gustan las mujeres, no puede evitarlo. Es fiel, pero no de palabra.


Rosaura

Retales

En su casa todos caben. Si la mesa no da para todos se come por turnos y uno llega a dudar de si ella come. Se llenan platos uno tras otro.


Jacinto

Retales

Me gusta que me llamen labrador, no agricultor; labrador que es como si dijeran jardinero de la tierra.