Contundencia

Perplejos en la ciudad

Cuenta la leyenda que en aquel pueblo no estaba permitido que nadie se separara ni se divorciara, bajo ningún concepto. Había que preservar la unidad familiar por encima de todo.