Mis muertos

Casa de citas

Con uno de mis amigos establecí un pacto a pocos días de su desaparición: vendría a verme, se dejaría notar de manera sutil o abrupta, cómo y cuándo pudiera; incluso, si le apetecía, podía aparecérseme en sueños.