La rampa

El asombro del tritón

 

Descendieron a través de la rampa. Aquello parecía no tener fin y ella empezó a sentirse mareada, sin embargo, no dejaban de ahondar en aquel aparcamiento público.

—Cariño, ¿crees que vamos bien? —Él sonrió.

Tras 26 minutos llegaron a una superficie apuntalada por columnas negras. Avanzaron lentamente en busca de plazas libres hasta que las luces de los faros hicieron visibles a varios conductores, a algunos copilotos, anormalmente rígidos. Asustados, decidieron que era mejor volver, pero para entonces la rampa se había esfumado.

Ahora ellos también tienen una plaza fija asignada y jamás han vuelto a tener problemas de aparcamiento.


Comparte este artículo


Más artículos de Fernández Dolors

Ver todos los artículos de