Benvenuto Cellini era un pendenciero

El martillo pneumático

 

Benvenuto Cellini era vanidoso, pendenciero, despertaba envidias y él, a su vez, era envidioso; total, un auténtico artista.

Benvenuto Cellini mató a un Borbón y robó las joyas de un papa. Estuvo encarcelado por varios asesinatos y por calumniador.

Fue acusado de sodomía y tuvo que superar diversos envenenamientos.  Alguien dijo que él también fue envenenador.

Con estos antecedentes podría llegar a considerársele como un criminal activista indignado y también como un delincuente homicida común.

Su padre se empeñó en que estudiara música y nada pudo sacar de su esfuerzo, fue un mal músico que quiso ser escritor y escribió sus vivencias en un libro titulado Vida.

Bien pues, aunque Oscar Wilde diga que el libro de Cellini es de obligada lectura, una vez más voy a llevar la contraria a Wilde –siempre estoy en desacuerdo con el artistazo de Oscar Wilde-, opino que se trata de un texto que carece de entendimiento, que echa por tierra la razón que la estética renacentista sustentaba y la echa presentando su experiencia como si fuera una sucesión de acontecimientos místicos. El texto está cargado de presunción y vanidad. El libro de Cellini es un documento de su época, se trata de un escrito petulante, es un relato de intrigas y aventuras que puede dar una idea de lo que ocurría en la sociedad y en el mundillo eclesiástico del siglo XVI.

Pero ¡ah vanidad! ¡La vanidad de Benvenuto! Aquí nos encontramos ante uno de los más grandes artistas. Uno de esos pocos seres humanos a los que les podemos permitir un attimo di vanità.

La belleza de Cellini es pecaminosa, alguien lo ha dicho, sí. La belleza de Benvenuto Cellini solo tiene un parangón desconocido.

 

 

 


Comparte este artículo