Pipi

Los otros

 

 

Pipi, sin acento, es una pieza clave en todo tipo de episodios que no requieran clave alguna. Maneja la vida sin sonrojo y sin apresuramientos. Para qué las prisas, ¿verdad, usted? Pipi, sin acento, se azara ante las situaciones embarazosas y tiende a llamar profesor a los extraños. No soporta que le saquen de un futuro incierto que ya tiene asumido. Lo suyo es un volátil gracejo que pretende tardo-juvenil. Pipi, sin acento, relame las fiestas veraniegas con atuendo extraviado. Es un seguidor conspicuo de las habaneras y algunas noches estivas, con el cuerpo regalado, las entona con fluidez. Pipi, sin acento, colma su biblioteca con las obras completas del doctor Rosado encuadernadas en piel. Pipi, sin acento, puesto en ciudad pierde mucho. Se deshoja.

 

(Fotografía subrepticia del autor)


Comparte este artículo


Más artículos de de Moragas Antonio

Ver todos los artículos de