La playa lateral

M de Mirinda

Con incierta frecuencia me acerco al arenal. Saltan las pulgas de playa alrededor de mis pies descalzos, como lo haría un rebaño irreductible de chinches de cómic.