Edades

Susurros a bocajarro

 

 

Los besos a los diez saben a nata, a sandía o a alcaparras.
A los veinte, saben a para siempre.
A los treinta, a menos mal.
Después… sientan bien.

La culpa grita justo antes de morir.
En la vejez apenas se oye de tantas cosas reverberando en la memoria.
En la cuarentena, no se calla.
Antes, está muda. La oyen solo los otros,
que ya tienen edad de ser culpables.

El triunfo huele a nuevo. Siempre.

La arruga, cuanto más suave, más aspereza acumula.

El tiempo… Ah, el tiempo.
Se le ve volar desde el primer alto en el que volvemos la vista atrás.
Y es, casi siempre, al principio.


Ilustración: Tempus fugit © Àlex Monfort.
http://alexpoesiavisual.wixsite.com/alex-monfort


 


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de