Versos que son huellas

Luciérnaga intermitente

 

Al sol
brilla el caramelo de su piel,

mitad mujer, mitad sueño.

Sus alegres ojos
se han vuelto opacos.

Una sonrisa de miel
nada en la tristeza.

Vestida de soledad,
olvidó que existe compañía.

Descalza y desnuda
deja versos en sus huellas
como único vestigio de su existencia.


Comparte este artículo


Más artículos de Benítez del Canto Anna

Ver todos los artículos de