Vacaciones en un hotel de muerte

Luciérnaga intermitente

 

 

Vacaciones en un hotel de muerte

donde acudes sin reserva

y siempre te acomodan.

 

Cuatrocientos diecisiete,

bonito número

cuando no se padece de vértigo.

 

Generoso ventanal con vistas:

 

de frente la montaña

y entre ella y yo

el murmullo del cementerio

donde hoy se juega al mus.

 

No me dieron cartas esta ronda

para que termine el poema;

 

quieren que les recite cuando el sol se duerma.

 

Prometen aplaudirme

con sus huesudas manos

limpias de carroña.


 Imagen Edward Hopper


Comparte este artículo


Más artículos de Benítez del Canto Anna

Ver todos los artículos de