Tu clavícula

Amor anatómico

 

(Se puede palpar en toda su longitud)

Llegados a este punto confieso:

Que te miro y eres tú, de donde quiero beber.

 

Y te muestras y me pienso

si será aquí,

donde reposará mi cabeza.

Toda

mi cabeza.

 

Y además informo:

Me pesan más las ideas que los actos.

 

Y aunque te sienta a sorbos,

sé que

en cuanto me acerque,

te beberé

a tragos largos.

 


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de