Todo al ciego

Susurros a bocajarro

 

 

Polvo en la lámpara verde
baja, sobre el tapete ajado.
Borrada por el roce, sobre todo,
la esquina del corazón.

Vómito de sal pegado en las ojeras.
Vago recuerdo de una amnesia voluntaria.
En las suelas, aplastadas, las hormigas.
Trescientos besos secos 
descorchan otra ronda.

Venís con esmoquin a decirme 
que sonría al prestamista,
que pida dos en la segunda
o que no vaya.
Que me limpie los zapatos,
que agüe con hielo el bourbon.

Sois eco.

Todo al ciego y brindo a mi salud.
Vine a jugar sin destapar.
Abrid vosotros, valientes, 
que apostáis por la victoria.


Ilustración: Collage de Susana Blasco. Colección Antihéroes. 

 


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de