Tempo

Oro Ijinle (Palabra de raíz profunda)

 

Sólo escuche. A continuación, siga un solo sonido y vea cómo desaparece de nuevo en el silencio. Ahora escuche los sonidos dentro de la habitación, escuche los sonidos fuera de la habitación.

A medida que escucha cerca / lejos / humano / animal / máquina / sonidos de la naturaleza / viento… sienta cómo se extiende la sensación de espacio. No sólo la apertura de la distancia, sino de la forma y sus capas. Mantenga toda su atención en la escucha. ¿Puede oír / sentir el silencio alrededor y detrás de los sonidos? ¿El silencio que mantiene el sonido y permite que el sonido se levante y caiga?

Sinestesia: con los ojos abiertos es posible que el movimiento y el sonido comiencen a combinarse dentro de su imaginación. ¿Qué pasa con los otros sentidos? El olfato, el gusto, el tacto… ¿Puede usted mantener todos en su atención de escucha, escuchar el movimiento, el color?

¿Dónde está ahora? ¿Escuchando a partir de un silencio interior?

Vaya a buscar un espacio desde el cual escuchar. Tómese su tiempo, sólo escuche; escuche y deje el vacío en usted. Vacíese del silencio que mantiene estos sonidos, que produce sonidos. Surgen y desaparecen, dentro del gran espacio vacío del silencio. Este silencio no es la ausencia de sonido. Este silencio no está dentro de nada. Un sonido no es una cosa, ya que ocurre y termina. Tal vez es un evento. El silencio no sucede. Escuche. Estos sonidos no tienen nada que ver con usted: la planificación y el pensamiento, la esperanza, la preocupación, recuerde. Trate de escuchar hasta que los sonidos ya no estén ahí (no ahora). Escuche como si usted estuviera entre ellos.

Regrese y discuta. Utilice el espacio en blanco como una señal visual para el «silencio». Copie, ocupe más espacio en el papel. En cada línea. Sin puntuación. Estamos buscando unidades más pequeñas de sentido. No se preocupe demasiado por ello, hay infinitas maneras de romper y cada una va a dar un resultado diferente.

Lea esto lentamente, con pausas. «Escuche» las palabras contra el silencio. Lea de nuevo para revelar lo que está presente. ¿De qué se trata? ¿Puede sorprenderse con una respuesta que surge antes de pensar en nada, espontánea, incluso irracionalmente? Quédese con eso.

Entonces: «¿qué pasa con X y qué pasa con Y?». Hágase preguntas, preguntas abiertas y neutras. Recibirá respuestas muy diferentes. Hay muchas maneras de crear. Cuando cerramos los sentidos demasiado rápido echamos de menos las diversas direcciones que se nos pueden abrir.

Lea en voz alta de forma voluntaria. Podemos escuchar una vez. Entonces ha de leer de nuevo, creando notas en el segundo tiempo. Diga: «¿qué tiene esto que ver con lo que me rodea?».

Diferentes sensibilidades. Hay un silencio de lo posible, un vacío de retro potencial alrededor y dentro de todo lo que creamos para revelar lo que está presente. Deles tiempo a los espacios y líneas de repetición. Las palabras se vuelven claras / o carecen de sentido. Todo está presente.

Imágenes separadas, que se funden. Cambian de forma. Cambian de tono. Alzan los ojos. Regresan. Los ecos de otras voces por debajo del tejido a través de la voz. Insondable. Ahora renuncie a buscar significado. Deje que la riqueza de la locura se adelante.

Dese cuenta de lo limitado y limitante, de sus significados. Una vez más, revelan lo que está presente. El presente. Cambia cuando se mira. Lo que estaba presente cuando escribió esto ahora se dispersa y es absorbido en el nuevo presente. Otra cosa se hace presente. Tan clara, tan extraña.