Soledad amena

Las cuatro elementas

 

Como cada noche.
No tengo tu espalda para guarecerme
No abrazo en mis manos tus pechos sedosos
No acelero el ritmo, digamos, cardiaco
Como cada noche.
Mi alma resiente la sed de tu cuerpo
No espero tus frases de amor repetido
Ni encuentro tus ojos, ni siento caricias.
Como cada noche.
Añoro tus risas, irónico cielo
No oigo el murmullo en sílabas seda
Ni tengo tu boca bregando en mi oído
Como cada noche.
Me beso en tu boca de lienzo de almohada
Arañando sábanas en hueco de ausencia
La tela se eriza simulando piel.
Como cada noche.
Sentidos aclaman la música suave
Y bailo desnudo con presencia ausente
Oyendo el cantar, cantando cantares
Como cada noche.
El sueño me vence
Y en él abrazados
Dormimos el sueño
Como cada noche.


Más artículos de López Juan

Ver todos los artículos de