Sin pincel

Susurros a bocajarro

Si tuviese los ojos grandes
habría aprendido a pintar.
Sabría la medida del marco
en el que cabe cada hora de memoria.
La textura del lienzo en que se fijan
para siempre los ojos de las madres.
Serían aguadas las calles del barrio chino
y los vagones del metro.
Las vacaciones, óleos. Soñar, collage.
Me salvaría del error o del fracaso el aguarrás.

Pero tan chicos los ojos y tan obtusos,
apenas me sé decir el mundo con palabras.
No sé esvozar más que con letra
que sabe a cocodrilo en el manglar cuando te ríes,
que suena mermelada de limón en tus enfados,
que es ártico de noche tu tacto en el verano.

Collage de Mónica Ezquerra

 


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de