San Valentín y los satélites

M de Mirinda

 

Sé que podría hacer otras cosas para arrimar el ascua del amor estándar, el encendido, a mi sardina, pero se le anquilosan a este pez las expectativas, en incluso las intenciones. He tenido bastante con los repentes, de fervor a primera vista o de indiferencia hasta la ignición, acaecidos hasta la fecha. Me basta el rescoldo, la gema de las brasas, la sideral cuneta.

No renuncio a la pretensión de hallar solaz en el desierto y, en paralelo, mantener, como haces de leña afectiva en previsión del invierno, una cohorte de Valentines afines, amables y amados, que bien arden a lo lejos, que se acercan, elípticos, cada tanto.

Disfrutamos del aleteo intermitente, que aviva lo tibio, y del encuentro. Les oculto la fuerza de la gravedad, la de su valor, para mí,  desorbitado y, así, se me convierten, y ellos sin saberlo, en preciosos satélites, por fortuna excéntricos, que convoco tocando la tecla de lo bonito que fue, de la indefinición, del equívoco, de lo truncado. Seguiré girando.


Comparte este artículo


Más artículos de Mirinda Cristina

Ver todos los artículos de