Elipsis

Escalofríos

No supo bien por qué, pero la actitud, la forma y, sobre todo, las palabras que pronunciaba el señor gordo, asustaron intensamente al señor M, que buscó a su alrededor la manera de huir de esa incómoda experiencia.