Ocurrencia

La termita y la palabra

 

Deshabituado al mundo, un poeta afila su silencio en la piedra del vértigo y le corta con él las venas a la noche.

Desangrada la noche, llega el día de urgencias en mitad de un insomnio, la adentra en su ambulancia, rasga besos furtivos, miradas a su paso y sirenas en alto que interrumpen el discurso de la vieja “ciudad”.

Desangrada la noche, deshabituado al mundo, un poeta deshoja la daga del silencio y cada brillo es un pétalo, un desplante, un olvido por el que llorar.

Un andén en la nada, un andén en la niebla. Trasunto del aire tras algún sucio cristal.


Comparte este artículo


Más artículos de Izquierdo Dani

Ver todos los artículos de