Invicta

El asombro del tritón

 

Parece vencida,

ave sin voluntad,

pero su mente divaga

de rayo en rayo,

en busca del

do, re, mi, fa, sol

desde el sofá.

-En solfa la iba a poner…

yo, me, mí.

pa mí,

pa mí,

ven pacá.

Y es la música de las esferas

tan celeste, tan pueril,

que, sin alas,

sueña volar

sin pensar que…

-Tú, te, ti

ni yo ni

ni yo ni .

Pero yo sé

de su alma el secreto

y el cuerpo,

¡qué más da!

Ya sin antifaz

ello, ella, él

¡qué más da!

No te equivoques,

parece vencida

porque así la miras,

la ves y la derribas,

gato atigrado panza arriba.

Solo que ahora ella,

tras besarte,

escupe tus besos

como diamantes,

derechitos, constantes,

a esa frente que late…

¡Ay, cómo arden!

-Tú pa

pa

ven pacá.

-Tú, te, ti

ni yo ni

ni yo ni .

El amor se va

desde el sofá

y el ave a punto está.

Echar a volar.


Comparte este artículo


Más artículos de Fernández Dolors

Ver todos los artículos de