Homeopatía literaria

Pesca de arrastre

 

De todos es conocido que la homeopatía se basa —supuestamente, claro— en administrar a un enfermo una dosis pequeña de una sustancia que en cantidades normales produciría el mal que se quiere combatir.

Una dosis elevada de mala literatura produciría en la persona embrutecimiento, desinformación, enajenación (véase el caso de Alonso Quijano); pero si administramos una cantidad pequeña podríamos curarla de su ignorancia, de su zafiedad, de su incultura, etc.

Supongamos que se somete usted a un tratamiento de homeopatía literaria.

El tratamiento a seguir sería el siguiente.

Primero va usted a leer Mis estudios solo me daban para limpiar escaleras. Por eso preferí salir en la tele y vivir del cuento, solo cuatro páginas de las memorias de la petarda o del petardo de turno. Le vendrá muy bien, además, para hacer amigos y mejorar su autoestima.

La semana que viene leerá esto otro: el prólogo —nada más que el prólogo— de un libro de autoayuda que se titula Imprescindible para triunfar en los negocios y que la gente le admire.

A la otra semana, del ex presidente jubilado que vive de sus conferencias, libros y negocios familiares, disfrutará la página 124 de sus Memorias I, aunque no las haya escrito él.

A continuación, cuatro días después, toca el best seller de moda. Leerá tan solo de la página 16 a la 18. Hay mucho donde elegir: E.L. James, Danielle Steel, Nicholas Sparks  o Paulo Coelho, por ejemplo.

Llegados a este punto, siempre que haya sobrevivido a las lecturas, tendrá buena capacidad para enfrentarse al siguiente reto: adquirir sensibilidad poética.

Cada día degustará una poesía distinta de las que vienen en los libros de las fiestas de los pueblos, hechas por septuagenarios sin estudios. Dignas de leer. ¡Pero solo una al día; más puede ser perjudicial!

La mala ortografía la curaremos con  algunos recortes de prensa, donde algunos expertos en redacción hablan de “detrás tuyo”, “absorver” o “preveer”.

Luego ya solo hay que esperar a que la terapia haga efecto.

Si ello es posible.


Comparte este artículo