Enke

Pneumas

 

Lapidad vuestras costumbres
con las rocas del deseo insatisfecho.

Masticad el perecedero parloteo
manoseado por las alimañas.

Exponed a la indigencia
todos los modismos que os paralizan.

Meced con mimo y rociad de fragancias
las pestilencias inconfesables.

Triturad lo inconmensurable
que nidifica en vuestros pechos.

Pisotead con botas claveteadas
a quienes ofusquen lo tangible.

Brillad con fulgor iridiscente
cuando os liberéis de ósculos vacíos.

Sed.

Sedientos de ser.


Comparte este artículo


Más artículos de El Desconsciente de Nicho

Ver todos los artículos de