En una niebla pálida

Sin timón y en el delirio

 

In una nebbia pallida
Cesare Pavese

 

en una niebla pálida
llueven canciones necesarias
para paredes, plantas y poetas

yo soy un poco como
este vaso                                                        ducharse
naranja inagotable                                          largo
c’est la vie                                                      ciao, ciao
-dicen los desconocidos,
en la verdad está el único camino-

el dolor de
la barriga                                                        los amantes
duele                                                              no siempre caminan
y se agota el todo
con tragos largos
y precisión marcial

un bocado de tranvía
desafía los mapas
¡no!                                                                se scendi a Moscova,
¡no!                                                                siamo sulla destra
si apre questa piazza,
se abre esta plaza
delante de las torres,
posibilidad de secar
la sed                                                             las lágrimas

todo está cerca y lejos
¿cuánto?

en media hora
puede cambiar tu vida
o dejar de llover

las copas de vino
no hacen preguntas,
el ritmo es constante
y nada ya                                                       vedo lontano
y nada ya                                                       le coline perdersi

pedir un libro
con un gesto seco
y tanto no
necesitar narrativa
comer minutos
comer en general el tiempo
como si no
como si no                                                     mamma!
hubiera -y no hay- otro

si tú me sigues hablando de un tranvía
yo también paso a ser
madera y raíl                                                  -perché vergogna?-

los muros amarillos
se llaman todos igual
y la tierra es la muerte
de la muerte

tengo 41 razones para moverme para no moverme para moverme,
soy una isla contemporánea al tiempo,
un diablo entre las nubes
que se saben humo,
un dios entre los mendigos honestos,
y a través de las letras -estas, todas rojas-
busco digo verdad,
las letras son tan fáciles de enumerar
-laberinto de necesidad-
y sólo el canto
de este jueves naranja de lluvia
calma los calambres                                                   -it is raining
de mi abdomen                                                          because of you

a lo lejos,
se acerca un carro de caballos
de acero
de mañana

y pronto ya
no aquí
y pronto allí

-y con espina dorsal de Berrigan, Ted-
te digo mi sed, mi suerte, mi hambre:

conocer es un abismo y la cuerda,
todo en uno


Comparte este artículo


Más artículos de Muñoz Jaume

Ver todos los artículos de