Devolución

Susurros a bocajarro

 

 

Acepté el primer precio por mi alma
y después regalé todos los billetes.
Guardé solo calderilla: pan y lápiz.

Pero se hizo duro el pan
y fueron leves las palabras.

Hoy ha vuelto a verme el mercader:
que mi alma la devuelve, no la quiere
que le enfría los calderos del infierno.

Cuídate de pasear el día que yo me muera:
caerán carámbanos del cielo.

 

Collage de la colección Antihéroes de Susana Blasco


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de