Besos de seda

Las ciruelas tibias


 

cuando la belleza
es vieja
inclina

su mirada de luz

acomoda en silencio
la piel

la cubre de colores tenues

y sólo en la soledad
de los rincones
desnuda su tristeza

caricia de ojos
dispongo

y lunas

y besos de seda

y delicada organza
para vestir
el borde
de tus amorosas arrugas
amante
y señora mía