Bendita seas entre todas las mujeres

Con el agua al cuello

 

Dejando la vida

en las ventanas de los otros

tratas de defenderte

de un mundo

donde la hostilidad y la soberbia transita

Decisiones por tomar

rumbos a los que partir

errores por asumir

y en múltiples ocasiones

como única compañía

el miedo y la incertidumbre

Cuesta mucho tirar hacia adelante

en esta sociedad que se maltrata

en la que tú

vestida de mujer

sufres a diario la sinrazón

y los recuerdos de un pasado

difícil de olvidar

Benditas sean las mujeres

que saben vestirse de lugar y de templo

Bienaventuradas

las que hacen de su vida

ejemplo y saber

para esas otras mujeres

que a menudo

ven mermadas sus fuerzas

en manos de los que golpean

y exterminan

Vistamos la vida de talante

y de ganas

que nunca nos falten

que no nos hagan morir de silencio.

 

No olvides que eres faro, luz, guía

 

Y destino.


Comparte este artículo


Más artículos de Ordóñez Montse

Ver todos los artículos de