Autopoiesis

Pneumas

 

Le di nombre a la sombra y desapareció de mi lado.

Me susurraron un secreto y dejó de serlo al instante.

Acaricié mi sexo con delicadeza y respondió con dureza.

Golpearon mi cabeza con rigor y vomité palabras deshilvanadas.

Me revolví frente a las ofensas y me avergoncé cuando las entendí.

Exclamaron insensateces en la plaza y fue entonces cuando me uní a ellos.

Me caí al acelerarme para llegar allí y en el suelo sentí que ya estaba aquí.

Expresé mis angustias apretándome las tripas
y una corriente de alivio se fundió con mis aires exhalados.

 


Más artículos de El Desconsciente de Nicho

Ver todos los artículos de