A mis ojos jóvenes

Las ciruelas tibias

 

he descubierto

que estoy de vuelta

 

pero mis ojos no

me enseñan

su juventud rebelde

abierta

la que no muere

 

la que vive hasta el final

en los curiosos

de mirar lejano

 

en los locos sin años

en los borrachos

de agua fresca

 

en el vino

aún no bebido

de mis tabernas viejas

 

y me da vergüenza

que crean que soy yo

quién anda buscando

muchachas nuevas

 

son ellos

amiga

 

les gustaría estar en tu silencio

cuando piensas

saber de tus amantes

 

quién te toca

después de la voz

 

quién te enseña

aprendiendo

 

y les explico

que su dolor de amor

a mí también me desconsuela


Comparte este artículo