Uno

El buscador de tuétanos

El mar es un pozo
y los ángeles se llevaron
las latas de conserva muy lejos.

Enfermos de dictadura,
mordemos a quien se despista
o le falta fuerza
y, como si chupáramos mejillones,
le absorbemos hasta el tuétano.

Tres mil quinientos millones
de microondas vacíos,
girando su barriga
en una melodía hipnótica:
canción que arrastra a hombres y a mujeres,
dejando los campos con todas las raíces abiertas,
haciéndose añicos
bajo el trote del caballo.

Herraduras amarillas hundiéndonos
en una perpetua edad de crecimiento.


Comparte este artículo


Más artículos de Facelli Danilo

Ver todos los artículos de