Tus muñecas

Amor anatómico

 

Articulación condílea

Llegados a este punto confieso:

si me fijo en tus manos

estaré perdida,

porque ahí

es donde me enamoro.

Así que tendré que recorrer primero con mis labios,

las muñecas que las sustentan.

Y además informo:

Una vez comience,

no podré evitar

rodearlas por mil besos.

Tendrás que avisarme

si es que quieres que pare.


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de