Turno de noche

Crónicas mínimas

 

Una pareja se besa con rebeldía en una esquina de El Raval.

La noche se deshace sin apenas ruido, mientras, lejos, tintinea una madrugada que tarda demasiado.

Al fin y al cabo, la noche es un paisaje del que solo soy un triste espectador asomado al brocal de los sentimientos.

— ¿Tienes fuego?

Sus pupilas son mil esquinas de hielo, palabras sin sentido y abrazos a tantos euros el minuto.

— “Esta noche la luz del amor está en tus ojos, pero ¿aún me amarás mañana?”, decía Carole King.

Sé que tú lo preguntas cada noche.


Comparte este artículo