Tu tórax

Amor anatómico

 

(Ayuda a proteger al corazón y los pulmones)

Llegados a este punto confieso:

aquí se guardaron con cariño muchos deseos dados

que ya no puedo ofrecerte

que no serán nunca tuyos

porque no están.

Y además informo:

pero si entras,

si me abres el pecho con tu palabra sincera

y entras,

verás cómo brotan miles de deseos

que serán solo para darte a ti.


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de