Tu Ombligo

Amor anatómico

 

 

(Región umbilical)

Llegados a este punto confieso:

Que nunca sé muy bien

si rodearlo con los dulces deseos de mis labios

o beber los deseos de él directamente.

Y además informo:

Una vez allí

me tendrás que dar la dirección

por la que quieras que siga

musitándote amor.

 


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de