Tu nuca

Amor anatómico


Región posterior y alta del cuello

Llegados a este punto confieso:

Adoro pensar

en rozar tu nuca

con mis labios.

Muy suave,

muy despacio.

Como caricias de mariposa.

Y además informo:

He borrado todo rastro de anhelo en mis besos.

Para que así,

si llegan a tocarte,

nada malo nos pase.

 


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de