Tu cabeza

Amor anatómico

(Caja ósea que protege de golpes)

Llegados a este punto confieso:

Lo que tengas ahí, coronando tu cuerpo,

será lo que más me fascine de ti.

Quedaré cautiva dentro

caminando entre tus pensamientos.

Y además informo:

Me gustan los paseos largos entre lóbulos,

los paseos lentos mitocondriales

para fijarme bien

y acariciar con mimo

todas tus neuronas.


Comparte este artículo


Más artículos de Martina Luisa

Ver todos los artículos de