Tú bailas al revés

Sin timón y en el delirio

tu-bailas-al-reves-02

Tú bailas al revés, como de oriente a occidente
yo bailo por la tangente, como de norte a sur
y de alguna forma llegamos a mi habitación

360 grados de espejos
para verme desnudarme
un dedo bañado en aceite
dejando caer un anillo
360 grados de espejos
para verte desnudarte
una cintura telequinética
haciendo girar un hula-hop

¡y caernos, caernos!
y las sábanas romperse mucho
¡recorrernos, recorrernos!
aprovechar cada uno
de nuestros pezoncitos de vida

cuando jugamos a esto
no despreciamos ni un aliento:
pasamos el tiempo sabiéndonos
bolígrafo y papel
cordillera y océano
diente y caramelo
campo y cielo
caída y vuelo

tú bailas al revés, como de oriente a occidente
yo bailo por la tangente, como de norte a sur
porque es así,
porque en este juego todo es posible
para qué vivir
si no es para quemar todos los barcos
en este juego
tenemos combustible
para mucho fuego
ya lo ves,
llega el amanecer
y no hemos dejado de arder

tú bailas al revés, como de oriente a occidente
yo bailo por la tangente, como de norte a sur
y mientras vibran todas nuestras venas
tú te bailas sobre mí
estatua de mármol elástico
en ese templo de así, así, así
y lo queremos todo:
alzarse los cuerpos por el aire
destruir la gravedad porque sí
sucumbir a las llamas y no querer salir
regodearnos en la certeza
de que sólo existe este vivir
la grande bellezza
la grande bellezza
la grande bellezza
y alojarnos ahí,
en este castillo en las nubes que es tenernos
y allí
yo, tú
dormirnos el uno al otro
de oriente a norte, de occidente a sur.

Fotografía de Ignacio Iglesias Labat.


Comparte este artículo


Más artículos de Muñoz Jaume

Ver todos los artículos de