Tres

El buscador de tuétanos

 

El mar es un pozo

donde todas las sangres

se han mezclado

y siguen mezclándose

una y otra vez

sin que nadie sepa hacerles caso,

ocupados en

cortar

matar

acabar

destrozar

y continuar cortando

matando

acabando

destrozando, en la puerta del cementerio.

Llorando a nuestra gente

entre lo que queda de las flores,

ocupadas en cortarse

matarse

acabarse

destrozarse

y continuar

dentro de la tierra, dentro de la tumba.

Y entre la rabia y la madera:

los gusanos, entre ellos y los cuerpos, se cortan

se matan,

se acaban,

se destrozan,

y continúan llegando en sangre al mar

y el caballo cada vez más rápido, cada vez más terrible,

no pisa suelo sin destrozarlo con sus herraduras de fuego y metralla

haciendo arder las últimas raíces

antes del silencio y la oscuridad.


Comparte este artículo


Más artículos de Facelli Danilo

Ver todos los artículos de