Tres infiernos

Una sección propia

 

INFIERNO 1

Lo tuve escondido bastantes días. Vi pasar unos caminantes y les pregunté si podían ayudarle de algún modo. Huyeron despavoridos; creo que fueron ellos quienes hicieron la denuncia.

Los de Sanidad llegaron horas después. No hicieron preguntas. Eran dos hombres altos. Se pusieron unos guantes de goma. Uno lo sostuvo y el otro lo desnucó. Tenía ocho años.

INFIERNO 2

Llevaba semanas sin ver pasar a nadie. Me percaté de su presencia al entrar él en el camino. Vestía de negro y llevaba sombrero. Pensé que podía ser peligroso, no podía arriesgarme. Me escondí y esperé a que se acercara. Debía estar a menos de dos metros de mi parapeto cuando le disparé a bocajarro. Murió en el acto.

INFIERNO 3

— Júramelo por tus hijos.
— Lo juro.
— Si me entero de que me has mentido, los mataré.


Comparte este artículo