Si eres un verdadero creyente, solo puedes ser agnóstico

Isla Naufragio

 

Testimonio

Si eres creyente es que crees en Dios. Pero ¿es posible ser creyente y creer en Dios? Si crees en Dios sabrás que te ha creado con una conciencia crítica, indispensable para poder hacer uso de la libertad que te ha dado. Esta conciencia crítica es la que te permitirá discernir entre las distintas opciones que te irás encontrando en la vida.

Para que tu conciencia crítica entre en funcionamiento has de tener una serie de informaciones que te ayudarán a contrastar y elegir la opción que consideres más acertada. ¿Dios existe? ¿Qué informaciones tenemos para que nuestra conciencia crítica pueda sernos útil ante esta pregunta? Los argumentos para demostrar la existencia de Dios son tan ambiguos y desesperanzadores que la Iglesia tiene que recurrir a la fe para que ésta supla lo que la razón no puede aceptar. Fe es fe. Es creer lo que no se ve y no puedes entender. Fe es lo contrario de conciencia crítica y razón. Con el auxilio de la Fe pueden hacerte creer lo más inverosímil, inconsecuente o irracional.

La mayoría de los católicos han nacido en un país católico o en una familia católica, ¿esto no nos tendría que hacer sospechar? ¿Nuestra creencia en un dios u otro depende de donde hayamos nacido?

¿Creer en Dios te hace ser mejor persona? No necesariamente. Entre los creyentes hay ladrones, asesinos y gentes de toda calaña y malicia, agravándose en estos casos con una nueva y maligna variante, el meapilas, chupacirios, tragahostias o rosigaltares, el hipócrita santurrón que no sale de la iglesia pero es incapaz de cumplir sus mandamientos más elementales.

Hay dos clases de creyentes: el que afirma la existencia de Dios y el que la niega, el ateo. Los dos creen en algo que no sabemos, los dos tienen fe en algo que es imposible comprobar y demostrar.

Por favor, no te compliques. Si eres una persona normal, sé consciente de tus limitaciones. Tu conciencia crítica te dirá cuándo en la vida tienes elementos para creer o no. Y te dirá también que hay ocasiones en que no hay ni sí ni no. No lo sabemos. Ya. Ahí está.

Si eres un verdadero creyente, haz caso de tu conciencia crítica. Si eres un verdadero creyente sólo puedes ser agnóstico.

Antonio Cuadrado, boticario


Comparte este artículo