Tenia

Vida animal

 

Entre los parásitos bravos destaca la Tenia Solitaria, un gusano que se aloja en el intestino delgado de los humanos y que puede alcanzar hasta 25 metros y vivir más de 30 años.

Algunos creerán que la Tenia Solitaria forma parte del pasado, de épocas de poca higiene y poco desarrollo farmacéutico, pero no es así. Hoy en día ciertas prácticas sexuales desordenadas, pero cada vez más extendidas, facilitan el contagio por la conexión viciosa entre el ano del infectado y las manos o la boca de otro individuo.

Soborné a un ujier de cierto hospital barcelonés y me consiguió los historiales de teniasis de los años 1964 a 2001. Como es sabido, la solución al proceso infeccioso parasitario radica en la expulsión de la cabeza de la tenia en el acto de defecar. Doy ahora relación de algunos curiosos emplazamientos en los que se produjeron dichos actos:

Segundo confesionario entrando a la derecha de la iglesia de Santa María del Mar

Platea del cine Roxy de la plaza Lesseps

Jardines del Turó Park

Jardines de la isleta central de la plaza Calvo Sotelo

Tatami de un gimnasio para hombres en la izquierda del Ensanche

Cubo de plástico verde en el local de masajes “La Ponderosa”

Panteones ruinosos de varios cementerios

“Infierno” (departamento de prohibidos) de la Librería Francesa de Las Ramblas

Guardería unisex La Moreneta

 

 


Comparte este artículo


Más artículos de Ferrer Lerin Francisco

Ver todos los artículos de