Primera cita

Susurros a bocajarro

susanablasco_descalza

Se acerca sonriente, brillando.
Cruza la calle sin mirar.
La miopía le mantiene la esperanza
hasta que alcanza mi acera.

Luego, sin parpadear, cambia de mirada:
se vuelve islandesa
y venía dispuesta a ser mediterránea.
Me ha encontrado viejo.

Y yo, que lo soy, lo he visto.


Fotografía de Susana Blasco


Comparte este artículo


Más artículos de Soteras Myriam

Ver todos los artículos de