Pantalones 1

Moda al tuntún

 

Larga historia la de esta prenda. Las mujeres empezaron a usar pantalones en el siglo XIX, pero la moda no se interesó por ellos hasta los años 60 del pasado siglo.

Observemos alguna de las últimas tendencias. Hoy día los pantalones se cortan, rajan, rasgan, agujerean, deshilachan, etc. a lo largo de las perneras con una o múltiples intervenciones que abren destartaladas ventanas sobre la piernas.

Una propuesta curiosa es el corte horizontal, falsamente funcional, a la altura de la rodilla que dibuja un “ojo sin pupila” que se abre y cierra al andar en un parpadeo ciego. Un psico-socio-antropólogo enloquecido podría pensar: “¡Afortunadamente no es una raja vertical!”.

Otro bonito ejemplo son los pantalones largos recortados con tendencia a convertirse en unas bragas tejanas, con los bordes deshilachados y el fondo de los bolsillos asomando, más o menos, por sus orillas. ¿Tiene el deshilachado de los bordes y el fondo de los bolsillos una función puramente ornamental? Lo dudo. Un psico-socio- antropólogo enloquecido podría pensar que el deshilachado es un recordatorio del vello púbico y los bolsillos una extensión de los labios mayores (quizá un poco desplazados), que emergen cautivos, más allá de los lindes de los pantalones.

¿Son el deshilachado y el fondillo de los bolsillos “evidencias de lo interior”? No, simplemente moda impensada, natural y mimética, ornamento no connotado de las adolescentes y de las no tan adolescentes.


Comparte este artículo


Más artículos de Maglione Evaristo

Ver todos los artículos de