Paisaje de invierno

Ultramarinos y coloniales

Al estornudar, nueve grullas
huyeron de su pañuelo,
salvo una: la que
hacía la número diez.

La perfección
no la dejaba volar.


Ilustración: Masao Yamamoto, Grullas


Comparte este artículo


Más artículos de Brezmes Alfonso

Ver todos los artículos de