Pantalones 2

Moda al tuntún

El engendro mimético tuvo, para algunos, su momento de gloria cuando las jóvenes adolescentes dejaron asomar por encima de la cintura sus bragas tirachinas de colores y sus ombligos venusinos.

La vendedora de amores

Amores brujos

Hubo en Pompeya un fresco hermosísimo, conocido por los arqueólogos desde el siglo XVIII como La vendedora de amores, en el que una mujer con una jaula de Cupidos, ofrecía uno de aquellos lindos niñitos de alas azulencas, muy vivaracho o, por lo menos, vivo.